La Manzana de Blancanieves

Reza uno de lo aforismos del antiguo Tao te king, atribuido a Lao Tse  :

Los cinco colores nublan la visión.
Las cinco notas aturden el oído.
Los cinco sabores arruinan el paladar.
La prisa y la ambición arrebatan el corazón.
Los objetos preciosos perturban la conducta”

       Parece indicar que existe algo mas allá del mundo de las apariencias, algo mas allá del mundo de las formas, algo inescrutable a los sentidos, inaccesible a la percepción cotidiana: Es el Tao. En la efervescencia de la agitada existencia a la que nos imbuimos en los actuales “tiempos post-modernos”. Sucede, desde otra mirada, quizás algo mas perversa, quizás sólo falta de atención y consciencia, que el mundo de las formas y la imagen, el mundo que advertimos a través de los cinco sentidos. No sólo no deja entrever el Tao, la fuente inagotable de energía, la fuerza que percibían los maestros Jedi, casi extinguidos. Si no que encubre el mas terrible veneno, que la Madrastra de Blancanieves haya creado jamás: la adoración de la imagen. La Madrastra, vive solo para la imagen, solo para las apariencias, desea ser apreciada, tiene muchas carencias  afectivas – tendría que pasar a ver a su psicoanalista- y de esta manera tiraniza al mundo y  su propio cuerpo con el  culto de la imagen externa. La Madrastra no puede soportar que exista alguien dispuesto a despertar, una mujer, en este caso Blancanieves, que ha decidido seguir la vía interior del conocimiento y buscar aquello que trasciende a los sentidos. Así que trama un plan para impedirla despertar. Que mejor ocurrencia que mantenerla dormida, dormida durante mucho tiempo, el tiempo de su reinado, del reinado de la imagen, de la apariencia. Y que mejor forma de hacerlo que a través del engaño y la apariencia. El soporte del engaño: una atractiva manzana y una bondadosa anciana, en la que ella misma se ha transfigurado. El plan le sale pedir de boca, y es que la heroina de esta trama, aun es una aprendiz que está recorriendo su camino. Ha de pasar por esta experiencia. Todos vivimos esta experiencia. Para salir del estado de letargo absoluto, la persona indicada, – y por favor trascendamos el tema del genero y movámonos en el mundo arquetípico, os invito a que elijáis el sexo del portador de la resolución al gusto- tampoco puede verse sometido al mundo de las apariencias y desear ese cuerpo dormido por la belleza que deslumbra, sino amar desde el interior aquello que tiene delante de sus sentidos.

     Moraleja de esta historia: No se olviden de leer el etiquetado de los productos que adquieren en los supermercados. Y cuando se sumerjan en el embriagador mundo de los sentidos y las sensaciones, al menos seamos conscientes de ello, evitaremos largos periodos de letargo. A despertar Blancanieves.

postdata: lava siempre la fruta antes de tomarla.

Anuncios

One response to “La Manzana de Blancanieves

  1. Estamos dormidos, y creemos que el sueño es la realidad.
    Estamos dormidos y no queremos despertar porque la única realidad que conocemos es la de nuestro propio sueño.
    A veces tenemos pequeños despertares, abrimos un ojo, cuando nos dejamos llevar por la intuición y olvidamos un poco los sentidos y la razón, pero enseguida volvemos a la comodidad del sueño.
    El primer paso es darse cuenta que estamos dormidos, pues muchas veces creemos que la realidad es nuestro sueño y luego ir despertado soltando todo aquello que nos lleva a seguir dormidos, todo aquello que nuestra sociedad dice que es bueno y que sólo sirve para que sigamos atados a un sueño sin fin.
    Yo no puedo decir que he despertado, pero sí que me he dado cuenta que estoy dormido, que ya es un gran paso, y a veces abro un ojo y veo la realidad tal cual es, tengo un pequeño despertar y eso me anima para seguir quitándome esas “legañas” que yo mismo y la sociedad me han puesto en los ojos para que no despierte y siga durmiendo.
    ¡Despertemos Blancanieves!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s