El Arte de Florecer

A medida que navego por la existencia, subido a la barca de la mirada interna, una suave brisa va despojándome de los velos que a tan a menudo han  cubierto mi piel. Así, me dispongo al goce de las aguas profundas y encuentro el placer en el descubrimiento de mi verdad con cada velo que cae.

Me permito respirar, respirar profundo, cerrar los ojos, y en ese espacio infinito que es el palacio de la eternidad, de donde mana la luz diamantina que que se expande en las 4 direcciones del Universo: Soy centro y totalidad.

Con cada velo que cae, hayo mas espacio e intuyo la totalidad, limitándola, porqué la mente aun no es capaz de imaginar el Uno, cuanto menos de percibirlo. Pero pierdo la expectativa y existo en cada respiración, en cada paso, en cada baile, en cada reflejo, en cada pupila. Y a veces subo a barcas ajenas y me dejo llevar, pensando que, aquellos que encontraron su camino, de algún modo serán el faro que alumbrará mi noche. El buen barquero susurra un canto nocturno lleno de silencios, llevado por el dulce oleaje del río que sueñan las libélulas. Y me descubro mirándo el dulce rostro de quién encontró el camino, con las arrugas de la verdad en su frente. Agitados pensamientos, cpas de identidades adheridas que el viento va despojando y mostrando así las heridas que volarán con las alas de la mariposa, sanando ilusiones voy barquero. Que tú me llevas por los rios de las flores.

Agazapado en el regazo de las maderas, que me acunan, ásperas cómo límites. Sueño la nueva visión del Soy. sueño que me soñaron, y que aquellos que sostienen ese sueño, sostienen el crepitar de un fuego de estrellas eterno.

Se que me sembraron

en el éter del tiempo,

ahora lo sé barquero, y que la única verdad

a la que me consagró, es dejar que el viento vaya dejando caer  velos,

para encontrarme en mi sueño.

Soy semilla y soy la flor cuya fragancia desvelo.

IMG_20150904_191917

Anuncios

2 respuestas a “El Arte de Florecer

  1. Precioso.
    Dejando el lado crudo de florecer!!
    Leyendo tu escrito he recordado paseos por el río en los cuales sentía que florecía cual junco a la orilla cual flor que regala su polen su olor…que mi cabeza lo convierte en canela..en la pasada primavera. Y me venían algunas ideas de lo que has escrito.
    Gracias!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s