El Chamán y el sueño del Mundo

Para el Chamán existen dos mundos que operan en su realidad al mismo tiempo. Desde una posible explicación mas científica, podríamos hablar de que cohabitan en diferentes estados de vibración. El chamán tiene acceso a estos mundos, invisibles para otros. Yo digo: todos somos chamanes, luego todos podemos acceder a estos reinos invisibles, sólo tenemos que cambiar la frecuencia de vibración de nuestra observación. Hecha esta pequeña digresión para compartir mi certeza sobre la capacidad intrínseca de cada ser humano para acceder a los reinos invisibles del nagual, diré también: que otra de las características del chamán y de la conciencia chamánica que habita en cada ser, es no solo el acceso a estos mundos invisibles, sino la co-creación de nuevas realidades desde este mundo invisible. – Recordaís la película de Matrix, cuando todo se ponía blanco y empezaban a aparecer estanterías de vestuario.- De todo esto deduzco: Hay que soñar otro mundo para que se materialice, para que las ondas de probabilidad colapsen ante la mirada enfocada del observador.

Desde hace unos años la física cuántica trata de demostrar la importancia del observador en los experimentos que tratan sobre la observación de la realidad. Difuminando las fronteras entre el observador y lo observado, entre la realidad interna y la realidad externa.

El Chamán sueña el mundo, bien en su trance, en su meditación, en su visualización creativa, en su meditación dinámica (obsérvese la cantidad de nombres que pueden recibir esta entrada al mundo del ensueño), en su como quieran llamarlo, pero háganlo. Si el Chamán, la Chamana sueña el mundo…

¿Qué mundo queremos soñar? Una vez demostrado, y aunque no  lo fuera, la importancia del observador en la creación de realidades …

– Digo esto porque existen muchas realidades que operan al mismo tiempo y no hablo de reinos invisibles solamente -*ya desarrollaremos esto mas adelante en nuevas entradas.

…Soñemos el mundo que queremos, enfoquemos nuestro intento, nuestra energía creativa en soñar un nuevo mundo. Soñar mundos puede llegar a ser tan complejo cómo queramos…que tipo de gobiernos, que tipo de industrias, de objetos de consumo, de educación, de Arte, de comunidades, de viviendas…la lista es interminable, incluso algunos conceptos no pueden aparecer porque aún no los hemos soñado.

Recuerdan aquel viaje que escribió Julio Verne a la Luna, si lo puedes soñar puede hacerse. Julio Verne no se detuvo a pensar como sería la tecnología que lo pudiera hacer llegar, el qué el demiurgo de aquel sueño, otros lo dieron forma. Todos somos importantes en los sueños, unos  tendrán un rol en ese sueño, otros tendrán otro rol, luego se darán las sincronías pertinentes operadas por la conciencia superior. Ahora recuerda que el mundo de la onda es mucho mas rápido que el de la partícula. El hecho de emitir el pensamiento de querer un mundo mejor, es un estado de conciencia que devolvemos al universo. Así qué busca un modo de vida coherente con tus sueños, y el universo co-creará en armonía con todo ello y en los tiempos apropiados. Vivir es soñar y soñar esta bien. no hablo de los sueños cuando uno se va a dormir, no. Hablo del soñar despierto, tan estigmatizado por las sociedades de consumo…consumamos los sueños de los que despiertos crearon mundos donde todo era mas humano y de fácil acceso. ¿Qué mundo quieres soñar soñador, chamana? Tú eres un sueño de tus ancestros, quién sabe si de tí mismo. Soñemos juntos un nuevo mundo. Porque tú eres conciencia chamánica.

Si la Tierra tiembla (Berta Cáceres)

Río Blanco es el Río Sagrado para la comunidad indígena Lenca de la que Berta Cáceres era hasta ayer voz y acto. Hoy su muerte la convierte en el espíritu de una comunidad que ve amenazado el espacio donde desarrollan sus sencillas vidas, donde la agricultura es el centro de su eco-nomos. Hoy, en nombre del progreso y del capitalismo se convierten los sagrados recursos de las comunidades nativas en medios de producción de energía para grandes lobbys energéticos que pronto venderán un producto sobrevalorado a estas mismas comunidades, sin beneficio para los estados que vendieron por nada, aquello que mayor valor tenía para su futuro: la vida. Este es el siglo de las mafias energéticas, del expolio de la Pachamama, de nuestra Madre nutricia. Ayer mataron a Berta, por defender la relación de sus raíces con la Tierra.

Berta hablaba con el Río, así le habían enseñado sus mayores a relacionarse con su entorno. A ojos de la cultura mercantilísta y escéptica, esto suena a esoterismo barato, no tiene ningún fundamento científico y no sirve para nada. Pero alguien debió pensar que lo que el Río le contaba a Berta era peligroso. Pues el Río y su poderosa energía femenina hablaban de la pérdida de las relaciones entre los seres humanos y su entorno, de la falta de atención a nuestra Madre. Alentaba a Blanca a defender su sagrada relación con los Lenca. Los ríos guardan la esencia femenina, hacen crecer los alimentos que luego se convertirán en nuestra sangre, somos una interrelación infinita con el Todo, Berta lo sabía. Y así, Berta, trasciende al otro lado, al mundo de los espíritus, hoy se convierte en la guardiana del Río Blanco, se funde con él y nos alienta a Re-pensar la Evolución de la Conciencia de los seres humanos en relación al Medio Ambiente. Hablar con las montañas y los ríos se ha convertido en algo muy peligroso en algunas zonas geográficas como Brasil y Honduras, donde la muerte de activistas medioambientales es alarmante.  Los gobiernos no pueden proteger a los activistas y a la vez permitir a las empresas la explotación de los recursos. Es un juego desleal. Es un juego mortal. Y la teorías d ella conspiración aquí no son tales, ya que está todo tan claro que asusta.

Hoy nuestras lágrimas van a la tierra y hacen brotar un río de tristeza, que en el fondo de nuestras almas, saben que este acto es el último gran acto de amor en la vida de Berta que nos alienta a seguir despertando nuestras relaciones con el medioambiente.

video sobre Berta Cáceres cuando fue galardonada con el premio Medioambiental Goldman de 2015

Leo las noticias, y no puedo dejar de pensar en el nombre de la ciudad donde  Berta marchó al otro lado, La Ciudad de La Esperanza. hoy su voz se ha hecho eterna y retumbará en los corazones del mundo.

Gracias Berta Cáceres. Y mucho ánimo para sus hijos y familiares en estos difíciles momentos.

Aceptación vs Lucha (El ejemplo de Obi Wan Kenobi)

Realmente las cosas son sencillas, dicen los guías: “hagan las cosas sencillas. No traten de complicarse, a la mente le encanta enredarse en mil callejones donde del intelecto se siente cómodo y el ego se maneja a las mil maravillas.”

En cualquier proceso en el que nos hallemos, tan solo hay dos opciones: Aceptación o Lucha. Podemos revestirlas de miles de nombres y conceptos, pero de raíz, solo existen estas dos opciones. Que ademas son dos actitudes que son caras de una misma moneda. Vamos a poner un ejemplo, un ejemplo que a priori puede parecer duro: La Muerte. Y al hablar de la Muerte nos referimos a todos los cambios que suceden en nuestras vidas. Nos pasamos la vida muriendo. Cuando percibimos uno de estos cambios en nuestra vida, una de estas muertes.  A menudo y de manera instintiva, bien sea por los condicionamientos culturales, familiares o por el instinto egóico, nos resistimos. Hemos encontrado cierto romanticismo en la lucha y la resistencia, cual Juanas de Arco nos resistimos a aquello que esta por nacer, no queremos abandonar nuestros viejos comportamientos, hábitos o personalidades socioculturales. Y en esa lucha, hay sufrimiento, puesto que enviamos una información ambivalente al Universo y a nuestro cuerpo (células, órganos, sistemas subatómicos). Por un lado, queremos cambiar, decimos: “Sí, quiero cambiar, me abro a los cambios.” Algo en nuestro interior quiere dar paso a lo nuevo que habita en nosotros, algo que está dispuesto al cambio, a la muerte. Pero no damos la oportunidad de que eso ocurra, porque también pensamos: Quizás los demás dejen de verme como antes me veían, Quizás ya no les caiga bien si ahora pienso de esta nueva manera, ¿Dejaré de ser aceptado? Perderé lo que hasta ahora había conseguido en mi vida, mi reputación, mi reconocimiento, mi status. Entonces aparece el Miedo, la lucha, la resistencia al cambio, nos agarramos a lo que éramos con nuestras fuerzas: No quiero morir, me da miedo morir, duele.

¿Qué ocurre cuando aceptamos? Tomad una respiración, aceptar todo lo que habéis sido. Aceptar cada situación, incluso aquellas que creáis que fueron un error, y sentid como responde vuestro cuerpo y vuestro ser. Hay alivio. Cuando hay aceptación, hay amor. El aire entra mas ligero en mis pulmones. La aceptación comienza por un@ mism@. Podemos dejar de luchar contra nosotr@s mism@s. Podemos aceptar, y desde  ahí dejar que una nueva luz empiece a brillar. Una luz que ya estaba Allí. Recordad: Ya Somos. Tan solo nos disponemos a dejar que cada vez brille con mas fuerza y aprendemos a reconocerla.

Hay un pasaje en la Guerra de las Galaxias, en el episodios IV que ejemplifica todo lo anterior. Ben Kenobi se reencuentra con Darth Vader, alumno y maestro frente a frente. Ben se deja abatir por Vader ante la mirada de su nuevo aprendiz Luke Skywalker. Kenobi acepta su nuevo rol, su evolución a otro plano de existencia, aceptando la muerte física, convirtíendolo además en una especie de Sacrificio (Hacer algo sagrado).

Aceptación es Amor, Lucha es miedo.

Os dejo una canción de uno de mis grupos preferidos Curioso Periplo que lo cantan de maravilla.  Respira

No te agarres al tronco del árbol,
si te pilla la tormenta.
El águila ha ido a buscarte,
déjate llevar bien lejos
y respira con ella.

Que la fuerza os acompañe.

Ya Somos (Reflexiones sobre la salud)

El origen etimológico de la palabra salud nos lleva a la palabra latina salus, salutis: que significa salvación -estar en condiciones de superar un obstáculo-. De aquí también deriva, la palabra saludo, en la antigua forma salutem dicere, saludar. Se forma entonces,  el verbo salutare, desear salud; y el adjetivo salutaris, saludable, salvadora. 

Los romanos, que dieron forma al actual mundo globalizado, tenían algunas costumbre que hemos dejado en el olvido, como la de levantar templos y entronizar aquellos conceptos o ideas beneficiosas, tal era el caso de la Fortuna o la Salud.  Existía un templo para la Diosa Salus, herencia de su análoga griega Higia -los romanos tampoco se habían inventado nada-. Ya hablaremos en otro momento de la historia de Higia.

higia-copia-romana
Diosa Salus. La Serpiente tan denostada es un poderoso símbolo de salud.

La raiz está en el adjetivo salvus, a, um, que significa “intacto, a salvo”. Observamos la aliterante expresión tan usual y mediática, estar “sano y salvo”. Salvus, tienen un etimo – palabra verdadera- indoeuropeo (sol), presente en el sánscrito sarvah y en el griego hólos, “entero, total”. 

Éste es un buen punto de partida, algo denso quizás, necesario para nuestra mente occidental que a veces no se sumerge en la palabra e indaga, para profundizar en las construcciones del logos. Bebamos de nuestras raíces.

Venimos al mundo enteros, saludables, íntegros. Ya somos lo que estamos buscando, recorremos mil caminos en busca de la sanación, tanto física, cómo emocional, mental y espiritual. Y lo que estamos buscando ya está en nuestro ser, habitando desde el inicio de nuestra encarnación. A veces creo que ponemos demasiado énfasis en la sanación, cuando el camino es el retorno a lo que ya somos, al estado natural del ser. El tan repetido mantra de la nueva era “Yo Soy” se diluye enfocándonos en la enfermedad. Tan sólo se trata de volver al estado que nuestro ser ya conoce, y tú lo intuyes. De esta condición nace inconscientemente  la melancolía y el anhelo por lo que fué.

Entonces, hagamos un pequeño giro en nuestra conciencia, saber que ya somos. Sin división, completos, sin carencia, totales. Cantemos a nuestra integridad y totalidad.

Ya somos

El Aborigen de Asfalto y la Conciencia Solar

Todas las tradiciones chamánicas tienen  puntos de encuentro, quizás el mas esencial sea, que el principio elemental de conocimiento se aprehende a través del contacto con la naturaleza. La naturaleza nos rodea por todas partes, tanto es así, que si no s fijamos un poco y llevamos nuestra percepción mas allá de nuestros problemas y distracciones mentales, llegaremos a la conclusión de que nosostros somos parte de esa naturaleza.  A partir de la observación externa, profundizamos en nuestro conciencia interna. A medida que meditamos en el cambio externo, meditamos en el cambio interno. No hay nada fuera que no este pasando en nuestro interior. Esta observación produce un gran conocimiento: nos abre al amor y al respeto de todo cuanto acontece en el exterior y en el interior.

Quizás estés leyendo esto y digas, muy bien Carlos, todo esto está muy bien, pero yo vivo en una ciudad, no vivo en la naturaleza. Y yo te digo:  ¿Sale el sol en tu ciudad? ¿Hay árboles en tu ciudad? ¿Hay aire en tu ciudad? ¿Llueve en tu ciudad? ¿Hay seres humanos en tu ciudad? ¿Hay tierra, parques? ¿Qué crees que hay debajo del asfalto? Aunque se un poquito ¿no ves el cielo estrellado alguna noche? ¿Hay día y hay noche? Pon flores y plantas en tu casa, minerales. Si observas con mayor atención vas a darte cuenta de que todo está relacionado con la naturaleza, y cuando hablo de naturaleza, esto incluye los vastos y recónditos confines del universo y el parquecito donde pasean y mean los perros de tus vecinas.

Puedes conectarte con el Sol cada día, independientemente del lugar del planeta donde te encuentres, y meditar en la conciencia solar, inhalar la poderosa energía vital que emana hacía tí. Respírala. Inhala la luz y la vida. Abrete para recibir las nuevas codificaciones de información que constantemente llegan desde el Sol a la tierra. Saluda al sol, saluda a las nubes, crea nuevas relaciones con la naturaleza en el entorno donde estés. Somos aborigenes de asfalto